DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER 2017

8 de marzo de 2017 · Día Internacional de la Mujer.

Las mujeres en un mundo laboral en transformación:
Hacia un planeta 50-50 en 2030

El “Día Internacional de la Mujer” se evoca cada año el 8 de marzo, y conmemora la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona.

La primera celebración del Día Internacional de la Mujer (llamado originalmente y hasta hoy Día Internacional de la Mujer Trabajadora) tuvo lugar el 19 de marzo de 1911 en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, y se ha extendido desde entonces a numerosos países.

La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró al año 1975 “Año Internacional de la Mujer” en 1972; en 1977 invitó a todos los estados a declarar, “conforme a sus tradiciones históricas y costumbres nacionales”, un día del año como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional.

Un largo camino

En julio de 2010, la Asamblea General de la ONU creó ONU Mujeres, la Entidad de la ONU para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer.

Al hacerlo, los Estados Miembros de la ONU dieron un paso histórico en la aceleración de los objetivos de la Organización en materia de igualdad de género y de empoderamiento de la mujer.

La creación de ONU Mujeres formó parte de la reforma de la ONU al reunir los recursos y mandatos para obtener un mayor impacto.

Día Internacional de la Mujer 2017

El tema propuesto por la Organización de las Naciones Unidas y adoptado por ONU Mujeres para el Día Internacional de la Mujer de 2017 es “Las mujeres en un mundo laboral en transformación: hacia un planeta 50-50 en 2030”.

El Grupo San Gerónimo (GSG) hace suyos los postulados de la ONU como parte esencial de su declaración de misión, visión y valores para una gestión organizacional responsable y respetuosa de un ordenamiento social justo y sostenible.

Día Internacional de la Mujer 2017: las mujeres en un mundo laboral en transformación

La ONU afirma y evidencia que el mundo laboral está en transformación, con implicaciones significativas para las mujeres.

Por un lado, la globalización y la revolución digital y tecnológica crean nuevas oportunidades, al tiempo que la creciente informalidad en el trabajo, la inestabilidad en las fuentes de ingreso, nuevas políticas fiscales y comerciales y el impacto ambiental ejercen un papel decisivo en el empoderamiento económico de las mujeres.

En 2015, los líderes de todo el mundo adoptaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible, colocando la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en una posición central de la Agenda 2030.

El cumplimiento de estos objetivos, que incluyen –entre otros– la eliminación de la pobreza, la promoción de un crecimiento inclusivo y sostenible, la reducción de las desigualdades entre y al interior de los países y la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, pasa necesariamente por realizar el pleno potencial de las mujeres en el mundo laboral.

Entre las medidas claves para asegurar el empoderamiento económico de las mujeres en el mundo cambiante del trabajo, se encuentran:

- Cerrar la brecha entre los salarios de hombres y mujeres, que se ubica actualmente en el 24% a nivel global;
- Reconocer el trabajo no remunerado que supone el cuidado del hogar y de los miembros de la familia realizado por las mujeres, y redistribuir estas tareas de forma equitativa entre hombres y mujeres;
- Eliminar las brechas en el liderazgo y toma de decisiones, en el emprendimiento y en el acceso a la protección social;
- Asegurar políticas económicas sensibles al género que generen empleos, reduzcan la pobreza y promuevan un crecimiento sostenible e inclusivo.
Al mismo tiempo, las políticas económicas deben tomar en cuenta a la mayoría abrumadora de mujeres en la economía informal, promover el acceso de las mujeres a tecnologías y prácticas innovadoras, al trabajo decente y a empleos orientados a la adaptación al cambio climático, y proteger a las mujeres de la violencia en el lugar de trabajo.

ONU Mujeres

ONU Mujeres –http://www.unwomen.org/es– fusionó el importante trabajo de cuatro componentes del sistema de la ONU, con el fin de centrarse exclusivamente en la igualdad y el empoderamiento de las mujeres:

- División para el Adelanto de la Mujer (DAW)
- Instituto Internacional de Investigaciones y Capacitación para la Promoción de la Mujer (INSTRAW)
- Oficina del Asesor Especial en cuestiones de género (OSAGI)
- Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM)

Las principales funciones de ONU Mujeres son:

- Dar apoyo a las entidades intergubernamentales como la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer en su formulación de políticas y estándares y normas mundiales
- Dar asistencia a los Estados Miembros para implementar esos estándares, dando cuando sea necesario el apoyo técnico y financiero adecuado para ayudar a los países que lo soliciten, así como para establecer alianzas eficaces con la sociedad civil
- Dirigir y coordinar el trabajo del sistema de las Naciones Unidas sobre la igualdad de género, así como promover la rendición de cuentas, incluso a través del monitoreo periódico de los avances dentro del sistema

Durante varias décadas la ONU ha hecho progresos importantes en el adelanto de la igualdad de género, que incluyen acuerdos históricos como la Declaración y Plataforma para la Acción de Beijing, y la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW).

La igualdad entre los géneros (fundamento de la iniciativa 50-50) no es sólo un derecho humano básico, sino que su logro tiene enormes ramificaciones socioeconómicas.

Fortalecer a las mujeres da un impulso a las economías florecientes, a la productividad y al crecimiento.

Sin embargo, las desigualdades de género están muy arraigadas en todas las sociedades.

Las mujeres no tienen acceso a un trabajo decente, y se enfrentan a la segregación ocupacional y a las diferencias en los salarios por su sexo.

A veces, también se les niega el acceso a la educación básica y a los servicios de salud.

Las mujeres de todas las regiones del mundo son víctimas de violencia y de discriminación, y están mal representadas en los procesos de la toma de decisiones.

La ONU se ha enfrenta serias dificultades en sus esfuerzos por promover la igualdad de género en el mundo, tales como una financiación inadecuada y ningún motor reconocido que dirija sus actividades en materia de igualdad de género.

ONU Mujeres ha sido creada para atender esas dificultades y convertirse en un defensor dinámico y fuerte de las mujeres y de las niñas, para otorgarles una voz poderosa en los ámbitos mundial, regional y local.