La obesidad podría causar varios tipos de cáncer


Según la editorial publicada el 28 de febrero pasado en el British Medical Journal (BMJ) bajo el título “Nuevas evidencias vinculan a la adiposidad con múltiples cánceres”, el exceso de grasa corporal podría causar más de 9 tipos de cáncer, lo que pondría a la obesidad como la segunda causa modificable de cáncer después del consumo de tabaco.

El cáncer es una de las principales causas de muerte en todo el mundo, y la prevalencia de la obesidad ha crecido más del doble en los últimos 40 años, según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La obesidad es uno de los problemas de salud pública más importantes a nivel mundial; si lo que sugiere la editorial es acertado, la población en riesgo es enorme: datos de 2104 acreditan que más de 1.900 millones de adultos tienen sobrepeso, y 600 millones son obesos; además, existen al menos 41 millones de niños menores de 5 años con sobrepeso u obesidad.

De acuerdo con el estudio que cita el BMJ, realizado por un equipo internacional de investigadores liderado por Maria Kyrgiou y Kostas Tsilidis del Imperial College de Londres, consistente en una exploración exhaustiva de 49 artículos científicos publicados y en la revisión 95 de 204 metaanálisis, existen diferentes evidencias de la relación entre índices de grasa corporal elevados y riesgo de desarrollar cáncer.

Los investigadores clasificaron las evidencias en 5 categorías:
- Fuertes
- Altamente sugerentes
- Sugerentes
- Débiles
- Insuficientes

El análisis de las muestras apoya la asociación entre la obesidad y algunos cánceres, pero muchos de esos estudios podrían ser defectuosos o sesgados debido al diseño y la conducta seguidos; por este motivo, la investigación se concentró en 95 casos que incluyen mediciones continuas de la obesidad para obtener resultados significativos e imparciales. Del total examinado, sólo se encontró evidencia fuerte en el 13% de los metanálisis, en tanto el 24% no presentó suficientes testimonios como para sustentar asociación alguna.

Aun así, es posible afirmar que existen al menos 9 tipos de cáncer asociados con el exceso de grasa corporal:
- Adenocarcinoma esofágico
- Cáncer de colon y recto en hombres
- Cáncer en las vías biliares y páncreas
- Cáncer de endometrio en mujeres premenopáusicas
- Cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas
- Cáncer de ovario
- Cáncer de riñón
- Cieloma múltiple

Uno de los indicadores más fiables de la existencia de obesidad es el índice de masa corporal (IMC), una medida que evalúa a la persona en función de su peso y su estatura:
- Debajo de 18,4 equivale a bajo peso
- Entre 18,5 y 24,9 equivale a peso normal
- De 25 a 29,9 equivale a sobrepeso
- Mayor a 30 equivale a obesidad

Los investigadores comprobaron que los IMC elevados están asociados con el aumento en el riesgo de desarrollar cáncer: cada incremento en masa corporal de 5 kg supone un crecimiento del riesgo del 9% para el cáncer de recto en hombres, y hasta del 56% para el cáncer de vías biliares. La proporción entre las medidas de cintura y circunferencia de la cadera se asoció con un riesgo de cáncer endometrial del 21% en mujeres premenopáusicas que nunca han utilizado terapia de reemplazo hormonal (TRH), mientras el riesgo de cáncer de mama alcanza al 11% por cada 5 Kg de aumento de peso en la adultez.

Además, se encontraron 5 asociaciones adicionales apoyadas por evidencia fuerte cuando se incluyen medidas categóricas de los niveles de grasa corporal revisadas en otros 109 metaanálisis:
Aumento de peso, con cáncer colorrectal
Indice de masa corporal, con cáncer de vesícula biliar
Cardias gástrico y cáncer de ovario
Mortalidad por mieloma múltiple
Otros estudios que utilizaron datos observacionales evaluaron evidencia altamente sugestiva (18%), sugestiva (25%) y débil (20%), y el 25% no obtuvo evidencia de asociación entre obesidad y cáncer.

Aunque útiles para reunir evidencia, no pueden sacarse conclusiones firmes sobre la causa y el efecto al analizar los estudios observacionales, pero una cosa sí es segura: prevenir el aumento de peso en adultos puede reducir el riesgo de cáncer.

Dado el papel crítico de la medicina en la detección y prevención de la obesidad, los médicos clínicos, en particular los médicos de atención primaria, pueden ser una poderosa fuerza para reducir la incidencia de cánceres y muchas otras enfermedades crónicas vinculadas a la obesidad como la diabetes, las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares.