Día Mundial de la Salud 2016. Vence a la diabetes

La Organización Mundial de la Salud (OMS) conmemora cada 7 de abril el Día Mundial de la Salud. En 2016 la OMS presta una particular atención a la diabetes, una epidemia que está expandiéndose con rapidez en muchos países, y de manera extraordinaria en los países de ingresos medios y bajos.
Se estima que en 2008 unos 347 millones de personas en todo el mundo tenían diabetes, enfermedad cuya prevalencia va en aumento, especialmente en los países menos desarrollados.
En 2012 esta enfermedad fue la causa directa de unos 1,5 millones de defunciones, de las que más del 80% se produjeron en países de ingresos bajos y medianos. Según las previsiones de la OMS, la diabetes será la 7ª causa de defunción para 2030.
La diabetes es una enfermedad crónica que se produce cuando el páncreas no produce suficiente insulina, o cuando el cuerpo no puede utilizar eficazmente la insulina que produce.
La insulina, una hormona que regula el azúcar en la sangre, nos aporta la energía necesaria para vivir; si no puede llegar a las células para convertirse en energía, el azúcar se acumula en la sangre hasta alcanzar niveles perjudiciales.

Existen dos formas principales de diabetes:

· Las personas con diabetes de tipo 1 generalmente no producen insulina, por lo que necesitan inyecciones de insulina para sobrevivir.
· Las personas con diabetes de tipo 2, que representan el 90% de los casos, suelen producir su propia insulina, pero la cantidad es insuficiente o no la pueden utilizar apropiadamente; por lo general tienen sobrepeso y son sedentarias, dos circunstancias que aumentan sus necesidades de insulina.

Con el tiempo, la hiperglucemia puede poner en peligro a todos los órganos principales del cuerpo y provocar ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, neuropatías, insuficiencia renal, ceguera, impotencia e infecciones que pueden necesitar amputación.

Una gran proporción de los casos de diabetes puede prevenirse a través de medidas simples relacionadas con el modo de vida y que se han revelado eficaces para prevenir o retrasar la aparición de la diabetes de tipo 2 y reducir el riesgo de padecerla:
· el mantenimiento del peso normal,
· la realización de actividad física periódica y
· una dieta sana.

La diabetes puede controlarse y tratarse para evitar complicaciones muchas veces graves: el mayor acceso al diagnóstico, la educación sobre el control personal de la enfermedad y el tratamiento disponible son componentes fundamentales de la respuesta adecuada a esta epidemia global.
Muchos sectores de la sociedad tienen una importante función que desempeñar, en particular los gobiernos, los empleadores, los docentes y los industriales, así como la sociedad civil, el sector privado, los medios informativos y cada uno de nosotros.


Objetivos del Día Mundial de la Salud 2016
Intensificar la prevención, mejorar la atención y reforzar la vigilancia

Las metas principales de la campaña del Día Mundial de la Salud 2016 encaradas por la OMS son:
· Acrecentar la conciencia colectiva respecto al aumento de la diabetes y de sus abrumadoras cargas y consecuencias, en particular en los países de ingresos bajos y medios.
· Impulsar un conjunto de actividades específicas, eficaces y asequibles para hacer frente a la diabetes, con medidas para prevenirla y para diagnosticar, tratar y atender a quienes la padecen.
· Presentar el primer informe mundial sobre la diabetes, que describirá la carga y las consecuencias de la diabetes y abogará por sistemas de salud más sólidos que aseguren una mejor vigilancia, una prevención reforzada y una atención más eficaz de la diabetes.

La carga de morbilidad de la diabetes está aumentando en todo el mundo, y en especial en los países en desarrollo. Las causas son complejas, pero en gran parte están relacionadas con el rápido aumento del sobrepeso, la obesidad y la inactividad física.
Aunque hay buenas pruebas de que una gran proporción de casos de diabetes y sus complicaciones se pueden prevenir con una dieta saludable, actividad física regular, mantenimiento de un peso corporal normal y evitación del tabaco, a menudo estas medidas no se ponen en práctica.
Son necesarias acciones coordinadas de política internacional, nacional y de responsabilidad social de todas las formas de organización y asociación humana para reducir la exposición a los factores de riesgo conocidos de la diabetes y mejorar el acceso a la atención y su calidad.