Semana Mundial de la Lactancia Materna

Celebrada cada año en más de 170 países, la Semana Mundial de la Lactancia Materna tiene como meta central el fomento del amamantamiento natural y el mejoramiento de la salud de los bebés en todo el mundo.

La lactancia materna es la mejor manera de proporcionar a los recién nacidos todos los nutrientes que necesitan. La recomendación de los expertos es proporcionar lactancia materna exclusiva para los recién nacidos hasta los 6 meses de edad, y mantenerla, junto con alimentos complementarios adecuados, hasta los 2 años o más.

La leche materna es la “primera inmunización” natural del bebé y no existen formulas alternativas para protegerlo mejor.

El tema de 2016 es “Apoyo a la Lactancia Materna: Cerca de las madres” para apoyar, aconsejar y robustecer su práctica frente a la fuerte caída de las tasas de lactancia en las semanas y meses inmediatos posteriores al parto, y de la lactancia materna exclusiva en particular.

El único alimento que los niños necesitan durante los primeros 6 meses de vida es la leche materna: todo tipo de nutriente o bebida –incluida el agua– fuera de ésta aumenta el riesgo de que padezcan diarreas u otras enfermedades: la leche materna es la “primera inmunización” natural del bebé, y no existen formulas alternativas sustitutas para protegerlo mejor.

Una de las principales estrategias de orden público para disminuir el hambre y la desnutrición infantil a escala global es el fomento del amamantamiento natural; con el objetivo de aumentar los índices de lactancia materna en el mundo y evitar los abusos comerciales, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha implementado un Código Internacional de Sucedáneos de la Leche Materna que regula el comercio de sustitutos de la leche materna.

 La iniciativa original

En 1979, ante la disminución de las tasas de lactancia materna a nivel mundial, Unicef y la Organización Mundial de la Salud (OMS), organizaron una reunión sobre la alimentación del lactante y el niño pequeño.

 Una de las principales estrategias para disminuir el hambre y la desnutrición es a través del fomento de la lactancia materna.

 El resultado fue la recomendación de un Código Internacional para controlar las prácticas de comercialización de fórmulas de alimentos infantiles y otros productos utilizados como sucedáneos de la leche materna, es decir: como sustitutos parciales o totales de la leche materna.

Código Internacional de Sucedáneos de la Leche Materna En mayo de
1981, la Asamblea Mundial de la Salud (AMS), órgano máximo de la OMS, aprobó el Código Internacional de Sucedáneos de la Leche Materna.

Desde ese momento, 24 países adoptaron el Código en su totalidad, o de manera parcial, y otros 27 países incorporaron a su legislación nacional muchas de las normas que allí se estipulan.
En ese mismo sentido, la “Declaración de los Innocenti” realizada en agosto de 1990 por la OMS y Unicef, se propuso de proteger, promover y apoyar a la lactancia materna.

 La Conferencia Internacional de Nutrición de 1992 en Roma definió que una de las principales estrategias para disminuir el hambre y la desnutrición es a través de fomentar la lactancia materna.

Al mismo tiempo, instituyó la Semana Mundial de la Lactancia Materna entre el 1 y el 7 de agosto, para recordar el aniversario de la “Declaración de los Innocenti” sobre la protección, el fomento y el apoyo a la lactancia materna.

La Semana Mundial de la Lactancia Materna año tras año Desde entonces,  los temas de cada Semana Mundial han sido:

- 1992: Iniciativa “Hospital Amigo del Niño”
- 1993: Iniciativas “Lugares de Trabajo Amigos de la Madre”
- 1994: Lactancia Materna: Trabajando para implementar el Código de la
OMS
- 1995: Lactancia Materna: La Fuerza de la Mujer
- 1996: Lactancia Materna: Una Responsabilidad Comunitaria
- 1997: Lactancia Materna: Un Recurso Natural
- 1998: Lactancia Materna: La Mejor Inversión
- 1999: Lactancia Materna: Educación para la Vida
- 2000: Lactancia Materna: Un Derecho de todas las Mujeres
- 2001: La Lactancia Materna en la Era de la Información
- 2002: Lactancia Materna: Salud para las Mujeres y sus Hijos
- 2003: La Lactancia Materna en la Era de la Globalización
- 2004: Lactancia Materna Exclusiva los 6 primeros meses: Segura,
- Saludable y Sostenible
- 2005: Lactancia materna y alimentación complementaria
- 2006: Código de la OMS: 25 años vigilando la lactancia materna
- 2007: Lactancia Materna: La primera hora es importante
- 2008: El apoyo a las madres facilita el éxito de la lactancia materna
- 2009: Lactancia materna cuando se produce una urgencia: ¿Estamos preparados?
- 2010: Paso a paso hacia una atención humana del nacimiento y la
lactancia
- 2011: Lactancia Materna: Una experiencia 3D
- 2012: Comprendiendo el Pasado – Planificando el Futuro
- 2013: Apoyo a las madres que amamantan: ¡Cercano, continuo y oportuno!
- 2014: Lactancia Materna:¡Un triunfo para toda la vida!
- 2015: Amamantar y Trabajar ¡Logremos que sea posible!
- 2016: Lactancia Materna: Clave para el Desarrollo Sostenible

El monitoreo para la lactancia materna

Para aumentar los índices de lactancia materna en el mundo –en caída alarmante– es imprescindible la implementación del monitoreo del Código Internacional, “piedra angular” de las autoridades de salud pública para regular normas básicas como:

No anunciar sucedáneos de leche materna, biberones, ni tetinas.
No obsequiar muestras gratuitas a las madres.
No realizar promociones en los sistemas de salud, que incluye no ofrecer suministros de fórmula gratis o a bajo costo.
No permitir que se entreguen donaciones o muestras gratuitas a los trabajadores de la salud.
No utilizar fotografías de bebés, ni palabras que idealicen la alimentación artificial en las etiquetas de los productos.
No proporcionar otra información a los trabajadores de la salud que no sea científica y objetiva.
Explicar los beneficios y la superioridad de la lactancia materna, y alertar sobre los peligros relacionados con la alimentación artificial, a través de la información sobre alimentación artificial, incluida la que aparece en las etiquetas.

La implementación del Código es fundamental para la salud de lactantes y niños.

 Luces de esperanza

A pesar de los desafíos que suponen los trastornos sociopolíticos, la pandemia del VIH, los desastres naturales y aquellos ocasionados por la desaprensión de la humanidad, hay una mayor cantidad de mujeres que practican la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses.

No obstante, aún en aquellos lugares en donde la lactancia materna es parte de la cultura, las condiciones no alcanzan a ser las óptimas; cuando la práctica más común es la alimentación artificial, las consecuencias pueden ser nefastas.

Demorar o restringir la toma de leche materna, y sustituirla con otros productos antes de los 6 meses, es la práctica más común en términos porcentuales, lo que aumenta el riesgo de infecciones, alergias, enfermedades de largo plazo y muerte.

La alimentación con leche materna y la buena nutrición en la infancia son aspectos cruciales para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU y, en particular, los que se refieren a la supervivencia infantil, como reducir en dos terceras partes la tasa de mortalidad entre los menores de 5 años, erradicar la pobreza extrema y el hambre.

Demorar o restringir la toma de leche materna, y sustituirla con otros productos antes de los 6 meses, es la práctica más común en términos porcentuales, lo que aumenta el riesgo de infecciones, alergias, enfermedades de largo plazo y muerte.

Unicef trabaja con aliados, gobiernos y comunidades para proteger y promover la lactancia natural, apoyar el dictado de leyes nacionales relacionadas con la alimentación de los recién nacidos, mejorar la atención pre y posnatal, y brindar recursos a las madres primerizas.

Otra gran prioridad es apoyar la lactancia materna durante las situaciones de emergencia, cuando las malas prácticas alimentarias suelen contribuir a aumentar la mortalidad infantil.