NUEVO TRATAMIENTO EN EL CÁNCER DE PRÓSTATA

Incorporación de Práctica de Medicina Nuclear para Tratamiento (Radio 223)

El Grupo San Gerónimo cuenta en su Servicio de Medicina Nuclear San Gerónimo con la posibilidad de realizar tratamiento con Radio 223, el cual desde el 2016 cuenta con la aprobación de ANMAT, siendo el único centro en la Provincia de Santa Fe y la región y uno de los pocos del interior del país con habilitación tanto institucional como de profesionales para tratamiento con este material radioactivo. Es así que como con las demás prácticas se encuentra en condiciones de gestionar el Ra223 y poder aplicarlos en aquellos pacientes que lo tengan indicando, habiendo ya realizado varios tratamientos en nuestro servicio.
A continuación enviamos una breve reseña del Radio 223.

Radio 223 para el Tratamiento del Paciente Oncológico con Metástasis Óseas

Los pacientes con cáncer de próstata avanzado que se ha propagado al esqueleto presentan pocas probabilidades de sobrevivir. Sin embargo, investigaciones actuales y en curso indican que su sobrevida podría extenderse mediante una nueva línea de terapia con radioisótopos, según se ha comunicado en el congreso anual de la SNM en 2012.

El sistema esquelético es el principal sitio de metástasis en pacientes con cáncer de próstata, adonde llega por vía sanguínea. El tratamiento con radioisótopos usando cloruro de Radio-223 (223-Ra), que presenta afinidad por los sitios de metástasis ósea donde deposita partículas alfa con eficaz acción tumoricida. Las partículas alfa tienen un corto alcance de penetración, por lo cual no afectan significativamente los tejidos sanos circundantes ni la médula ósea. En principio, el agente terapéutico está indicado para el tratamiento de cáncer de próstata resistente a la castración, una forma en etapa tardía que se caracteriza por extensas metástasis óseas que no responden al tratamiento.

El Radio-223 ofrece un enfoque totalmente nuevo para el tratamiento de las metástasis óseas. Permite tratar sistémicamente múltiples sitios de la enfermedad al mismo tiempo y es por lo general muy bien tolerado. Los efectos secundarios graves son poco comunes, y el riesgo de supresión de la médula ósea es bajo incluso en pacientes que han recibido previamente quimioterapia.

De acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer de los EEUU, 241.740 casos nuevos de cáncer de próstata se espera que sean diagnosticados y 28.170 pacientes fallecerán de la enfermedad este año en ese país. En los últimos 25 años, se han desarrollado varios radiofármacos con afinidad por el hueso a fin de tratar la enfermedad en esta etapa, pero se ha conseguido sobre todo un efecto paliativo como tratamiento del dolor, sin necesariamente prolongar la vida de los pacientes.

La expectativa de vida de un paciente con cáncer de próstata avanzado sometido a castración como tratamiento extremo de supresión hormonal es de unos tres a cinco años después del diagnóstico. Un  estudio doble ciego y randomizado demostró que, de los 921 pacientes tratados con Ra-223 o placebo, aquellos que recibieron el fármaco vivieron un promedio de tres meses más. La terapia se administra en seis inyecciones a intervalos de cuatro semanas. Además de la prolongación de la supervivencia, en los pacientes tratados con Ra-223 también se retrasa la aparición de complicaciones debidas a las metástasis óseas.

Guías de Prácticas Clínicas y recomendaciones de Sociedades Científicas

  1. Programa Nacional de Consensos Inter-sociedades de Enfermedades Oncológicas, Argentina (2014)
  2. Asociación Estadoudinense de Urología (AAU, American UrologicAssociotion, EEUU (2014).
  3. Sociedad Estadoudinense de Oncología Clínica (ASCO, American Society of ClinicalOncology), EEUU (2014).
  4. Red de Centros para el Tratamiento Integral del Cancer (NCCN), EEUU (2014).
  5. Sociedad Española de Oncología Clínica, España (2014).
  6. Asociación Europea de Urología, Europa (2015).
  7. Sociedad Europea de Oncología, Europa (2015).